La Navidad está a la vuelta de la esquina y su espíritu lo inunda todo, la casa se convierten en el lugar de encuentro por excelencia, dale ese toque cálido colocando la decoración navideña.

El encanto de estas fechas reside en decorar el árbol, colocar las figuritas del belén, repartir luces por toda la casa, reunir a los tuyos, brindar por la felicidad. Son momentos mágicos ya que la familia se reúne para hacer algo en común y decorar cualquier rincón.

Decorando la Navidad

Si no sabes por dónde empezar a decorar te orientamos con los espacios de mayor interés:

En la entrada colocaremos la corona de adviento con ramas de pino artificial, lazos rojos y adornos navideños, si la cuidas un poquito puede durar todo el año, ¡quedan ideales!

Corona de adviento

Las ventanas podemos decorarlas con guirnaldas adornadas con bolas de navidad o lazos en tonos rojos o dorados, si ponemos varias tienen que ser del mismo tipo y color para que haya una armonía.

Guirnaldas de Navidad

El calendario de adviento marca la cuenta atrás hasta el día que nació el niño Jesús. A los niños les encantará descubrir cada día una nueva golosina, los hay con chocolatinas, caramelos, juguetes.

Calendario de adviento

El Belén es el otro protagonista junto al árbol de la decoración navideña a los niños les encanta ser creativos y montarlo con un montón de figuritas y diferentes elementos que iremos añadiendo cada año, musgo, puentes… Elige un nacimiento que no se rompa para que jueguen con tranquilidad.

El Belén

El árbol es el elemento decorativo típico de Navidad solo tenéis que elegir si lo queréis natural o artificial y colgar los adornos imprescindibles como las bolas, las luces y la estrella. Aseguraos de que la base sea estable, podéis ocultarla con paquetes de regalo.

El árbol de Navidad

Con ilusión y cariño seguro que conseguís una decoración perfecta para estos días.

Hasta el próximo post

Raquel Marugán